Eucharist Miracle Eucharist Miracles

Cartas del Obispo

Carta enviada por el Padre Claudio Gatti el 1o. de mayo de 1998 a todos los Cardenales, a muchos Obispos y a las cabezas de las Ordenes Religiosas y de las Conferencias Episcopales de la Iglesia Católica Romana en todo el mundo.

Querido Padre y Hermano en Cristo, Me dirijo a tí con respeto y amor, para invitarte a leer cuidadosamente esta carta: su contenido es tan importante que la historia hablará de ello, como el Señor lo ha dicho. La Santísima Virgen María durante años se ha estado apareciendo como "Madre de la Eucaristía" a la vidente Marisa Rossi en Roma.

>>>

Carta enviada por el padre Claudio Gatti el 24 de octubre de 1998 a todos los sacerdotes de Roma a través de las cabezas de todas las prefecturas de la Diócesis.

Queridos Hermanos en Cristo y hermanos en el sacerdocio, Jesús dijo que mi bien conocida carta, dirigida al clero católico de toda la Iglesia, fue rechazada y destruida solamente por algunos sacerdotes que me acusaron de ser un instigador engreído. Por el contrario, muchos sacerdotes, aún cuando se comportan como Nicodemo y José de Arimatea por temor a comprometerse, guardan la carta "sólo como una reliquia...". Muchas veces el Señor reveló también que muchos de ustedes creen en el origen sobrenatural de las apariciones Marianas y de los milagros Eucarísticos, pero dado que ustedes temen que si muestran su aceptación, podrían perder su posición y poder, se comportan como si no creyesen en ellos.

>>>

Carta enviada por el padre Claudio Gatti el 29 de junio de 1999 a todos los Cardenales, a muchos Obispos y a las cabezas de las Ordenes Religiosas y de las Conferencias Episcopales de la Iglesia Católica Romana en todo el mundo.

Mi querido hermano en Cristo y en el sacerdocio, En la víspera del tercer Milenio, que será profundamente Eucarístico, quiero daros a conocer los grandes milagros Eucarísticos obrados por Dios en Roma, en un lugar declarado por Dios mismo "santo y taumaturgico". El corazón del próximo año santo ciertamente será el Congreso Eucarístico Internacional que tendrá lugar en Roma: este gran evento será una de las manifestaciones del triunfo de la Eucaristía que ha empezado en el lugar taumaturgico y que se extenderá toda la Iglesia. En Roma, en la Vía delle Benedettine, tuvo lugar y continuan ocurriendo la más importantes apariciones marianas y los más grandes milagros Eucarísticos de la historia de la Iglesia, como Jesús, Dulce Maestro y María, la Madre de la Eucaristía, repitieron muchas veces.

>>>

Carta enviada por el Obispo Claudio Gatti el día 7 de octubre de 1999 a los Cardenales, Obispos y sacerdotes.

En este punto ha llegado el momento en el que todos nosotros, que hemos recibido el sacramento del orden en sus tres grados: episcopado, presbiteriado y diaconado, debemos decidir en que sitio estamos. La afirmación de Cristo: "El que no está conmigo, está contra mí" (Mt 12, 30) exige por nuestra parte una libre, clara y final elección.

>>>

Carta enviada por el Obispo Claudio Gatti el 15 de junio del 2000 a Cardenales, Obispos y sacerdotes

Estimado hermano en Cristo y hermano en el sacerdocio, el 11 de Junio del 2000, fiesta de Pentecostés, mientras celebraba la Santa Misa en la iglesia "Madre de la Eucaristía", un gran milagro Eucarístico ocurrió. En cuanto terminé de decir la redacción de la consagración del pan, de mi hostia empezó a brotar sangre. El tiempo se detuvo para mí. Doblaba la hostia que sostenía firmemente en mis manos y contemplaba la divina sangre que se esparcía en gran parte de su superficie.

>>>

Carta enviada, obedeciendo a Nuestra Señora, el 8 de abril de 2001 por el Obispo Claudio Gatti a los Cardenales y Obispos de Italia y del Vaticano, para defender la Eucaristía y servir a la verdad.

Reverendísimo y queridísimo hermano Obispo, Le escribo para impedirle que saque conclusiones equivocadas después de haber leído el comunicado oficial de la C.E.I. "acerca del Movimento Impegno e Testimonianza - Madre dell'Eucaristia" firmado por el Card. Ruini y fechado el 12 de enero de 2001. Nuestra Señora ha anunciado a la vidente Marisa Rossi: "La Eucaristía, sacramento de unión, se convertirá en causa de división" y había dicho precedentemente a los tres pastorcillos de Fátima: "La Iglesia se romperá en dos: de una parte y de otra habrá sacerdotes, obispos y cardenales que se combatirán encarnizadamente".

>>>

Carta enviada por el Obispo Claudio Gatti el 31 de marzo de 2002 a todos los Cardenales extranjeros

Eminencia Reverendísima, me siento obligado a escribir a todos los cardenales que no son italianos para solicitar vuestra autorizada intervención en defensa de la Eucaristía y de los más importantes milagros eucarísticos de la Historia de la Iglesia. Sobre este importante argumento, he escrito varias veces a Juan Pablo II, pero mis cartas no han sido nunca entregadas al Santo Padre. Ahora los colaboradores de la Curia Romana, no sólo han sustituido al Papa en el gobierno de la Iglesia, sino que han llegado a censurar actos del magisterio pontificio, como yo mismo he documentado.

>>>

Carta enviada el 6 de enero del 2003 por el Obispo Claudio Gatti a los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, a los Obispos de Italia, a los responsables de la Curia Romana, al Vicariato de Roma y a los sacerdotes de Roma

Dearest brother, the brotherly correction must be done to everybody, as Jesus taught. (Cf Mt. 18, 15-18) Nobody is exempt from the brotherly correction, because Jesus made no distinctions of people, but said: "If your brother sins against you, go and reprimand him". We must have the love, loyalty and courage to do it also to the superiors when they are wrong. The unwritten rule which is in force in the Vatican: "The superiors are always right" must be suppressed and replaced by the gospel teaching. The ecclesiastical authority was seriously wrong to me and inflicted on me "the last blow of satan"; Our Lord Jesus Christ and Mary, Mother of the Eucharist, defined in this way my dismissal from the clerical state.

>>>

Carta enviada el 24 de octubre del 2003 por el Obispo Claudio Gatti a los Cardenales Ratzinger, Ruini y Bertone y c.c. a los Cardenales Sodano, Arinze, Re, Sepe, Castrillon, Pompedda y a muchos obispos de Italia/p>

Señores Cardenales, Tengo el derecho de llamaros "hermanos", porque yo y vosotros tenemos en común el episcopado, la plenitud del sacerdocio que nos hace más semejantes a Cristo y, como consecuencia, tendríamos que estar más unidos a Él y más en comunión entre nosotros. Estimadísimos hermanos, ya ha transcurrido un año desde que me comunicasteis con una simple carta la dimisión de mi estado clerical. Me condenasteis yendo de forma manifiesta contra las normas establecidas por la C.I.C.

>>>

Carta enviada el 25 de enero del 2004 por el Obispo Claudio Gatti a los Cardenales, Obispos y sacerdotes de la Iglesia: Una, Santa, Catolica, Apostolica y Romana

Carísimos hermanos, En mi última carta, con fecha del 24 de octubre de 2003, os he demostrado, sin sombra de duda, que los Cardenales Ratzinger, Ruini y Bertone, al destituirme del estado clerical, han cometido un acto moralmente ilícito y jurídicamente inválido, porque no han respetado ni el Evangelio ni el C.I.C. Los susodichos cardenales han sostenido siempre que el Papa en persona ha tomado la decisión de reducirme al estado laical y ha firmado el decreto que sanciona mi condena.

>>>

Carta mandada el 29 de febrero 2004 por el Obispo Claudio Gatti a sus ex compañeros de Seminario, con ocasión de su 41º aniversario de ordenación sacerdotal

Carísimos hermanos, Agradezco mucho vuestra invitación a participar en el encuentro anual para celebrar juntos "el 41º aniversario de nuestra ordenación sacerdotal". Deseo que la invitación no sea una iniciativa de pocos, sino una decisión de todos. Espero que nuestra relación, interrumpida desde hace decenios, pueda volver a retomarse en el futuro.

>>>

Carta mandada el 14 de septiembre de 2005 por el Obispo Claudio Gatti al Papa Benedicto XVI

Esta carta ha sido escrita por S.E. Mons. Claudio Gatti al Papa por orden del Señor, pero no ha sido entregada al ilustre destinatario. Sin embargo ha sido leída por sacerdotes, obispos y cardenales que trabajan en el Vaticano; muchos de éstos han emitido juicios positivos y pronunciado palabras de consideración referente al Obispo ordenado por Dios. Esperemos que alguno de estos eclesiásticos a los que no les interese la carrera y el poder, tenga la fuerza y el valor de informar al S. Padre de la existencia de esta carta, cuyo contenido es muy importante para el presente, pero sobretodo para el futuro de la Iglesia.

>>>

Carta escrita por S.E. Mons. Claudio Gatti, Obispo ordenado por Dios, a 68 cardenales, escogidos según los criterios indicados por Nuestra Señora, para proponer una solución que podría, si es aceptada por la Autoridad Eclesiástica, resolver el grave y delicado problema de los sacerdotes que quieren casarse y continuar ejerciendo el ministerio y de los sacerdotes que ya están casados, después de haber obtenido la reducción al estado laical, y que desean ser readmitidos para el ejercicio del orden sagrado

Queridísimo hermano, no podemos continuar observando, silenciosos e impotentes, la grave hemorragia que desde hace decenios azota a la Iglesia: el abandono del sacerdocio por parte de decenas de millares de sacerdotes. Según estimaciones, no sé si fiables, los sacerdotes que han pedido la dimisión del estado clerical son cerca de 150 mil, una cifra impresionante si se piensa que los que ejercen actualmente el ministerio sacro son poco más de 400 mil.

>>>

Carta mandada el 13 de mayo de 2008 por el Obispo Claudio Gatti al Papa Benedicto XVI

Beatísimo Padre, después de tres años me dirijo de nuevo a V.S. para pedirle humildemente y confiadamente que dedique un poco de su precioso tiempo para volver a examinar mi caso a fin de que sea readmitido en el Clero, porque ésta es la voluntad de Dios. Sobre mi dimisión del estado clerical existe sólo una comunicación enviada por el card. Ruini, con carta certificada, fechada el 5 de Noviembre del 2002, prot. N. 1466/02.

>>>